Taller de ensayos

 

Todo intento de definir al ensayo desemboca en admitir que es indefinible. Y, sin embargo, reconocemos una pieza del género cuando la tenemos delante: por su ánimo inquisitivo, por su intransigencia ante lo consabido, por su afán de proponer una interpretación inédita de sus asuntos y, con ella, una reformulación del mundo.

En su renuencia a constreñirse a ningún protocolo ni a ninguna forma, el ensayo se aleja de toda preceptiva en la medida en que se acerca a su sentido más natural: el de la interrogación cuyas respuestas —intuiciones, conjeturas, digresiones, asombros— únicamente las conseguirá la escritura en marcha. Y el modo en que se escribe cada ensayo es único, pues corresponde sólo a las preocupaciones específicas de su autor y a las resoluciones que su voluntad poética fue poniendo a su alcance. Por eso, acaso sea más atinado hablar siempre en plural de los frutos de esa voluntad. Nadie escribe ni lee ensayo  —que quién sabe qué sea—: lo que hay son ensayos.

 

Forma de trabajo

El objetivo general del Taller de Ensayos consiste en propiciar el reconocimiento de las posibilidades críticas y estéticas de la escritura ensayística a partir de la lectura de piezas ejemplares y mediante la exploración, el ejercicio y el estímulo de las capacidades creadoras de cada participante. Así, cada sesión comprenderá dos momentos, uno dedicado a la discusión acerca de las lecturas proporcionadas, y otro en el que se revisarán los ensayos que los integrantes del Taller deseen someter a la consideración del grupo.

 

Lecturas

El diseño del plan de lecturas obedece a dos razones principales: en primer lugar, se trata de proponer a los participantes en el Taller un espectro diverso de los alcances de la escritura ensayística como forma de indagación y esclarecimiento de la realidad. Y, por otro lado, se busca que esas lecturas alienten los procesos creadores de cada quien, en la medida en que brinden sugerencias para orientar las búsquedas personales.

Este plan está compuesto por dieciséis lecturas, que irán siendo proporcionadas a los participantes en cada sesión:

  • Naief Yehya, «“Éste es un buen momento para el ensayo”: entrevista con Phillip Lopate»
  • Phillip Lopate, «De la necesidad de convertirse en un personaje»
  • Pablo Fernández Christlieb, «Escribir»
  • Verónica Gerber Bicecci, «Invisible»
  • Juan José Arreola, «La implantación del espíritu»
  • Charles Lamb, «Confesiones de un borracho»
  • Rafael Pérez Gay, Diatriba de la vida cotidiana(selección)
  • Albert Caraco, Breviario del caos(selección)
  • Ursula K. Le Guin, «La anciana espacial»
  • Romeo Tello A., «Nostalgia del presente»
  • Michel Tournier, El espejo de las ideas(selección)
  • Susan Sontag, «Un argumento sobre la belleza»
  • César Aira, Continuación de ideas diversas(selección)
  • George Orwell, «La política y la lengua inglesa»
  • Herta Müller, «Cuando callamos, resultamos desagradables… cuando hablamos, quedamos en ridículo»
  • Vicente Quirarte, capítulo vii de La invencible

 

La discusión acerca de las lecturas se apegará a la noción de gusto razonado: deberán ser comentadas de tal forma que se preste atención a los modos de proceder de sus autores —demarcaciones temáticas, decisiones estilísticas, destrezas argumentativas, evoluciones formales—, a fin de apreciar lo mejor que se pueda la hechura de cada ensayo: las explicaciones de su originalidad, de su poder de persuasión, de su profundidad crítica, de su altura poética…

En cada lectura se observarán tres intereses primordiales:

  1. La ponderación del punto de vista del autor (discusión de sus ideas y de sus argumentos, interpretaciones posibles);
  2. la apreciación del estilo (reconocimiento de la voluntad literaria en elementos concretos del texto), y, lo más importante,
  3. los aprendizajes o las sugerencias para el propio trabajo (identificación de estímulos que la lectura promueva para la práctica personal de la escritura ensayística).

 

Escritura

Los participantes del Taller presentarán ensayos que serán leídos por todo el grupo con un ánimo crítico y constructivo. No necesariamente tendrán que estar concluidos —la colaboración del grupo sirve para reorientar el propio trabajo—, y sus temas serán los que cada quien quiera abordar. La extensión también será libre.

Hacia el final de cada sesión, se destinará un espacio a localizar y precisar los temas sobre los que los participantes irán escribiendo: las preguntas que cada quien quiere —o necesita— responderse; los motivos de asombro o de perplejidad, de indignación o de regocijo; las preocupaciones de las que es indispensable hacerse cargo por la vía de la escritura; los descubrimientos impostergables, las explicaciones urgentes, los desmontajes de lo consabido y de lo supuesto, las interpretaciones insospechables y los sentidos secretos de lo que podría parecer evidente: las noticias, en suma, que tenemos que dar del mundo y de nosotros mismos, valiéndonos de nuestra curiosidad, nuestros saberes —y nuestra ignorancia—, nuestra emoción y nuestra imaginación, a través de nuestros ensayos.

 

El Taller de Ensayos de la Casa ITESO-Clavigero reanudará sesiones el 17 de agosto de 2018, en dos horarios, a las 17:00 y a las 19:00 hrs, todos los viernes. Inscripciones a partir del 30 de julio con Lupita Lira (mlira@iteso.mx).

 

Casa ITESO-Clavigero, en Guadalajara, Jalisco, México